domingo, 10 de julio de 2016

Hola...Pequeños sonrientes.

 CARTA PARA VOSOTROS...PEQUEÑOS SONRIENTES.




Hoy...os quiero regalar mis palabras de agradecimiento por quererme así, de bien y perfecto.
Gracias a ti, que me lees, que me escuchas sin quererlo, o tal vez deseas escucharme todos los putos días, o quieres leerme todos los instantes de esta maldita vida.
La lectura a sido mi salvación, las letras no han permitido que me muera de calor, el verano es así.
Mi verano es así, sonríeme aunque no te vea por favor, quiero sentirla cerca, tu sonrisa y tu mirada, frente a unas cuantas letras en está maldita entrada de blog, un blog lleno de mí, lleno de latidos sin abrir. Pero sobretodo de mí.
Desde el 26 de junio que el mundo se me apagó, ya no podía estar a vuestro lado, la tecnología era el infierno y el pasado, cogidos, exacto cogidos de la mano.
Arrancando mi piel a mordiscos, haciendo que os eche de menos.
Y mientras tanto, leo historias, historias que me devoran la mente y hacen el paraíso con mis ojos.
Sé que ahora mismo estoy escribiendo poético, pero es que me ha encantado siempre seducirte así, lector, no puedo evitarlo, mi corazón ha estado callado hace años, y al final está lleno de letras, de jodidas letras, mías, mis propias letras.
Gracias por estar ahí amores, gracias, me hacéis feliz, y no sé como, porque estáis en el infinito, y yo, bueno yo...estoy debajo de él. Pero aun así me siento muy feliz.
Ahora toca escribiros, ya era hora ¿no es cierto?. Estoy leyendo un montón, he leído el libro de mi adorable Blue Jeans, y también el pequeño principito. Me hicieron sentirme muy bien.¿sabéis? y creo que los libros a pesar de ser de diferentes historias, me han dado mucho amor.
Quería contaros que...no os he abandonado. Que el mundo era rosa en mis ojos, pero que esos días de distanciamiento han sido de un color extraño, verde y negro a la vez...
Pero bueno ya estoy de vuelta...

¿ME ECHABAIS DE MENOS?

Jajajaja hasta las próximas entradas!

Att: Vane

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Relato/ El verano de tus huellas.

Las  nubes se van y el cielo se oscurece, empieza a llover, ella se cubre con una chaqueta vaquera la cabeza. Ríe, ríe tanto que toda ella ...